Son compañías aéreas que pueden ofrecer precios más reducidos por distintas razones: algunas operan en aeropuertos secundarios, las ventas de sus boletos se hacen siempre a través de Internet, reducen costos durante su vuelo (como por ejemplo, prescindiendo del servicio de comidas a bordo, etc.).
 

Este tipo de boletos, con precios más económicos suelen ser menos flexibles y por lo tanto, más restrictivos si tienes que realizar cambios o anularlos, por ello, recuerda que los boletos de avión de las compañías Low Cost no suelen permitir cancelaciones y el costo de realizar cambios es elevado.
 

Cualquier tipo de cambio siempre debe gestionarse directamente con la propia compañia de Low Cost. Te facilitamos los datos de la misma en el e-mail de confirmación de tu reserva.
 

Por motivos de confidencialidad exigidos por las compañías Low Cost y estipulados bajo contrato, conocerás el nombre de la compañía una vez finalizada la compra.