El carnet de conducir internacional (IDL) se reconoce en todo el mundo e identifica a su titular como conductor acreditado. Es normalmente válido por 5 años pero no sustituye a la licencia nacional de un conductor, que será requerida siempre. Permite a policía de tráfico local y a las compañías de alquiler entender la lengua en su carnet de conducir normal.

El IDL no se requiere donde el español es la lengua hablada primaria del país. Tampoco es obligatorio en muchos países dentro de Europa, pero se recomienda debido a las barreras lingüísticas. El requisito del IDL será indicado claramente durante el proceso de la reserva, en el apartado de condiciones.